:: REVISTA MEDICOS | Medicina Global | La Revista de Salud y Calidad de Vida
 
Sumario
Institucional
Números Anteriores
Congresos
Opinión
Suscríbase a la Revista
Contáctenos

 

 

 

 

 

 

Federación Farmacéutica

 

 
 

 
 

:: Infórmese con REVISTA MEDICOS - Suscríbase llamando a los teléfonos (5411) 4362-2024 /  (5411) 4300-6119 ::
 
 Información Especial    

    
HIMSS’22: Re imaginando la salud a través de la tecnología
Por Santiago Troncar - CEO de FutureDocs - @stroncar


Luego de dos años de pandemia, HIMSS volvió a celebrar su congreso anual en la ciudad de Orlando, convocando a más de 28.000 asistentes (presenciales y virtuales), ejecutivos, tecnólogos y profesionales de la salud. Dijeron presente además 1.000 empresas exhibidoras, y tuvieron lugar más de 250 conferencias multitemáticas y simultáneas en cinco días. Una verdadera maratón de medicina digital.
HIMSS (Healthcare Information and Management Systems Society - himss.org), es un asesor global, líder de pensamiento y una sociedad basada en miembros comprometida con la reforma del ecosistema de salud global a través del poder de la información y la tecnología.
La primera conclusión que uno podría sacar del congreso es el radical cambio de actitud de los organizadores, presentadores y expositores; ya no se trata de convencer al mundo que la salud digital es el futuro… ahora se trata de mostrar el camino y las experiencias de cómo hacerlo. Pasar del modo promesa al modo ejecución. Un claro “call-to-action” a acelerar la transformación de la salud a través de la tecnología, a innovar, a volver la salud más accesible, más equitativa, más simple para el paciente.
No hay duda que los proveedores de salud están haciendo cambios sustanciales en sus operaciones, adoptando nuevas tecnologías y modelos de prestación de servicios con sus pacientes. Hoy ya nadie duda de la importancia de entender la nueva demanda del paciente digital, de la telemedicina, del cuidado remoto, del rol clave que tiene y tendrá cada día más la información que surge de las historias clínicas digitalizadas y de cientos de dispositivos y aplicaciones que los pacientes llevan consigo 24x7.
La pregunta que se hace el sector es cómo integrar estas innovaciones para que resulte finalmente un sistema más eficiente, efectivo y equitativo frente a los pacientes, sin descuidar la viabilidad de las organizaciones que los cuidan. Como colaborar en la construcción de soluciones para resolver el laberinto de un sistema de salud fragmentado por los intereses y motivaciones de los distintos stakeholders que giran alrededor del paciente.

¿Cómo responden los inversores a estas nuevas tendencias? Solo en 2021 se invirtieron más de 44.000 millones de dólares en health innovation según StartupHealth.com, los principales analistas y fondos de inversión especializados en salud. Eso resulta en un incremento de 20x en 10 años. En 2020 había sido de u$s 22 billones y en 2019 de u$s 14 billones.
Para colaborar con el análisis de la evolución del sector, HIMSS presentó recientemente su reporte “State of Healthcare 2022” (tinyurl.com/2scvvc53), un estudio realizado en nov-dic 2021, del que participaron 359 médicos, 1.600 pacientes, 273 líderes de salud y 145 de empresas financiadoras de cinco países.

Algunas de sus conclusiones:

  • 99% encuestados en USA y 95% de los mercados internacionales creen que es importante invertir en digital transformation.

  • 88% de los médicos creen que mejoraron sus skills.

  • 84% sostuvieron que sus organizaciones y sistemas les solicitaron el uso de herramientas de medicina digital, y

  • 79% dicen usar diariamente tecnología “por iniciativa propia”.

Los ejes del programa propuesto por HIMSS en el congreso anual en Orlando, y la organización del exhibition floor , son el fiel espejo de las tendencias del sector de salud digital:

  •  Ocho ejes temáticos principales: negocios, atención médica, data & info, gobernanza, procesos, regulación, tecnología y fuerza de trabajo.

  • Foros específicos enfocados en trending topics sobre: Inteligencia Artificial y Machine Learning, Experiencia del Paciente, Interoperabilidad, Cybersecurity, Health Equity, Professional Development y Digital Transformation.

  • Pabellones especiales y mini auditorios diseminados por todo el exhibition floor para abordar temas como: Consumo Masivo y Patient Engagement, Interoperabilidad, Healthcare of the Future, Public health, Global Innovation y presentaciones en vivo de Startups innovadoras de todo el mundo.

Resulta difícil describir con palabras la escala del sector de exhibición, con más de 1.000 expositores, tratándose de un congreso vertical tan específico.
Además de los clásicos stands de los grandes jugadores del software médico, se destacaron también las grandes plataformas como Google Cloud, AWS, Zoom, Microsoft o Salesforce, las consultoras líderes como Accenture o IBM, y la presencia de empresas tradicionales del rubro como Phillips, Medtronic, Roche Diagnostics, Siemens, GE, Canon - sumadas a una impresionante cantidad de empresas de servicios digitales para prestadores de salud.

Algunos de los temas claramente consolidados como tendencias globales son:

1) La atención se muda gradualmente de los hospitales hacia los hogares

La pandemia le mostró al mundo médico que podíamos atender pacientes a la distancia, y les permitió a estos darse cuenta de que podían ser atendidos sin moverse de su casa o lugar de trabajo. Esto produjo una profunda transformación en la que las organizaciones de salud comenzaron a evaluar la posibilidad de descentralizar las actividades de hospitales y centros de salud, y migrar lentamente procesos de atención a los hogares o a centros de atención sanitarios más pequeños y distribuidos.
Como expresó Hal Wolf, presidente y CEO de HIMSS, “atendiendo personas, sin importar donde estén”.
En marzo de 2020 los Dres. Ray Dorsey y Eric Topol publicaron un artículo premonitorio en The Lancet titulado “Digital Medicine: Telemedicine 2020 and the next decade”, donde anticipaban una migración de la atención médica fuera de los hospitales, fruto de la integración de la telemedicina con la atención presencial.
En el mismo puntualizaban la importancia de mantener las consultas para diagnósticos y los controles anuales en el hospital, e incorporando la práctica de la telemedicina para el seguimiento de pacientes. Sostenían incluso que, con el correr de los años, la telemedicina se renombraría hasta llamarse simplemente medicina (pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32171399/).
Surge así el llamado “modelo híbrido” que hoy emplea la mayor parte de los prestadores de salud; la combinación de prácticas médicas presenciales y digitales, según el criterio del profesional médico tratante.
Quiere decir esto que: ¿desaparecerán los hospitales y centros de salud? De ninguna manera. Lo que implica es que cambiará el porcentaje de veces que un paciente deberá acudir presencialmente a estos centros, respecto de la cantidad de consultas totales que realiza - teniendo esto un impacto fenomenal en el diseño futuro de los servicios y redes de atención sanitaria, públicas y privadas.
Recientemente la consultora McKinsey publicó un interesante reporte titulado “Patients love Telemedicine - physicians are not so sure” donde surge claramente el gap que existe entre la entusiasta demanda de este tipo de servicios por parte de los pacientes y la reticencia cultural de los profesionales médicos a adoptar esta práctica como habitual, pasada la pandemia (tinyurl.com/47f5pfz3).

2) Seguimiento remoto, sensores y wearables

Para profundizar este proceso de atención a distancia, se suman los dispositivos y wearables de medición de variables clínicas, cada día más pequeños, accesibles y poderosos, que colaboran con el proceso de medición y monitoreo de la condición de salud de los pacientes.
El congreso resultó un verdadero showroom de equipamientos de distinto nivel de complejidad, pulseritas, apps móviles, ropa con sensores, dispositivos adheridos a la piel, sensores alojados dentro del cuerpo, inyectables y hasta digeribles, que ofrecen una mirada clínica del paciente en tiempo real - para ellos, su equipo médico y su sistema - fundamental a la hora de lograr el seguimiento efectivo de los pacientes crónicos que ya han sido diagnosticados y cuentan con un tratamiento indicado en curso.
No existe en la actualidad un médico especialista líder que no esté utilizando, o considerando el uso de, dispositivos de esta naturaleza para el seguimiento de sus pacientes en el corto o mediano plazo.

3) Interoperabilidad en la nube

Que la información sanitaria tiene que estar alojada en la nube ya no es una discusión en el mercado; la mayor parte de las instituciones y organizaciones médicas lo han comprendido y ya mudaron sus servidores o están en proceso de hacerlo.
El desafío que queda por delante es que el sector pueda intercambiar información a través de una interoperabilidad transparente y eficiente; es decir que las distintas organizaciones puedan hablar entre sí tecnológicamente, y puedan intercambiar información y archivos de los pacientes en tiempo real, cumpliendo con las regulaciones.
Para que un proceso de búsqueda de interoperabilidad sea exitoso tienen que darse cuatro etapas:

1. La definición de estándares de interoperabilidad, ya definida hace años.
2. La adecuación de los sistemas tecnológicos a esos estándares.
3. La digitalización de la información clínica de los pacientes.
4. La efectiva interoperabilidad entre las organizaciones del sector y sus sistemas.

A pesar de que en Estados Unidos se habla de que el mercado ha logrado digitalizar +85% de sus organizaciones de salud a través de EHRs, y la mayor parte de los sistemas respetan los estándares de interoperabilidad, el sector aún se encuentra en proceso de implementar una interoperabilidad efectiva. Referentes del sector elevan sus exhortaciones públicas a hacer el esfuerzo final para que los sistemas efectivamente interactúen entre sí de manera efectiva.
A pesar de ello, todas las innovaciones en software y hardware dan por descontado un mundo interoperable cuando diseñan y lanzan sus productos, anticipándose a un mundo en donde el paciente y los equipos médicos que lo atiendan podrán contar con la información clínica completa histórica, sin importar dónde haya sido tratado.

4) Inteligencia Artificial (AI)

AI es la gran promesa del sector tecnológico de la salud, como de muchos otros, y se comienzan a compartir y analizar las experiencias concretas, con sus victorias y derrotas, todas incipientes.
Pero… ¿de qué hablamos cuándo hablamos de inteligencia artificial? Hablamos de usar capacidades tecnológicas que superen las humanas; de que una computadora aprenda y mejore su performance diariamente, con procesamientos de información que permitan agregar, seleccionar y analizar información, encontrar patrones y ofrecer conclusiones de una manera y a una velocidad que un humano no podría ni soñar con alcanzar.

¿Y cuáles son las aplicaciones más prometedoras de la AI en el corto plazo?
Veamos algunas:
. La capacidad de automatizar un triage o un proceso de atención primaria; es decir de entrenar a un software para que pueda encuestar los pacientes y decidir que siguiente paso sugerirles para su atención clínica, prescindiendo de un profesional médico, en esa instancia, para tomar la decisión de direccionar el flujo masivo de pacientes.

HIMSS Latin America

Tuvimos oportunidad de conversar con Mariano Groiso, Advisor de HIMSS para Latin America, un reconocido experto en salud digital quien previamente fuera Healthcare Industry Leader Spanish South América para IBM por más de 7 años.
A pesar de la pandemia, HIMSS Latin America, liderada por Groiso, se las ingenió para mantener sus eventos en formato virtual durante todo 2020, llevando adelante iniciativas en la Argentina, Uruguay y Centro América ese año. Cuando HIMSS global retomó su actividad presencial en Las Vegas 2021, el capítulo latinoamericano decidió hacer su Foro de manera virtual para asegurar la participación de representantes de múltiples países de la región, en ese momento aquejados por la pandemia y aún reticentes a viajar.
Ahora en HIMSS’22, el Latin America Summit superó todas las expectativas y explotó de asistentes, teniendo incluso que dejar gente sin poder ingresar por cumplimiento de protocolos sanitarios.
El foro fue abierto por el ministro de Salud de Colombia, quien después fue seguido por un notable grupo de líderes representantes de distintas instituciones sanitarias, públicas y privadas, de varios países de la región, como así de representantes de la comunidad latina en los Estados Unidos.
El consenso entre los participantes: Latinoamérica está cada día más activa en el desarrollo de políticas y proyectos de medicina digital, y amerita un “full day” de trabajo en el congreso anual de HIMSS para darle voz a los múltiples jugadores, y sus iniciativas, que se van desplegando en la región.
“La comunidad de salud digital de Latinoamérica quiere más espacios para compartir lo que está pasando en sus mercados y escuchar lo que están haciendo sus colegas”, nos comentó Groiso, quien además nos adelantó los planes de HIMSS para los próximos meses en la región.
Los asistentes coincidieron en que resultó un gran encuentro, y una gran oportunidad para retomar el vínculo con sus colegas regionales.
Más allá del Latin America Summit, la región tiene una participación aún limitada en el programa del evento. Entre las temáticas latinas se destacaron el encuentro Latinx Coffee Talk, donde participaron ejecutivos de múltiples países, y algunos referentes del mercado latino en USA. Mención especial merece una conferencia ofrecida por el Hospital Einstein de Brasil, pionero histórico en proyectos de telemedicina e inteligencia artificial en la región. 

 
Premio Changemakers in health para una médica argentina

La Dra. Camila Murga, médica argentina de 34 años, Senior Health Informatician del Life Sciences Studio de Globant, fue seleccionada como una de las seis “Changemakers in health 2022”, premio global que HIMSS otorga a ejecutivos senior de salud inspiradores, que rigurosamente desafían el status quo en su camino a construir el futuro de la salud. La elección surge de una votación pública, lo que le da al premio una relevancia aún mayor.
Camila Murga, MD, luego de obtener su título de médico, comenzó su carrera en el Hospital Italiano de Buenos Aires, donde solicitó una residencia en informática de la salud, abogando por las necesidades clínicas. Durante su residencia, participó en dos certificaciones HIMSS. Fue seleccionada para ser jefa de residentes entre 2017 y 2018.
Luego de esa experiencia, Murga cubrió una consultoría en terreno para el Ministerio de Salud Pública de Guyana, coordinada por la OPS.
En 2018, fue contratada como directora de Informática Médica de uno de los centros de oncología más importantes de la Argentina.
En 2021, decidió saltar a la industria. Ahora representa el estudio LifeSciences en Globant, donde es el punto focal del estudio para asuntos relacionados con la informática de la salud y el patient journey (himss.org/news/himss-announces-2022-changemaker-health-award-recipients).

La Dra Murga accedió amablemente a un breve reportaje en HIMMS que reproducimos a continuación:

¿Cuándo decidiste dejar la atención sanitaria y dedicarte a la informática médica?

Hice mi primera experiencia de informática médica trabajando en el HIBA. Cuando me di cuenta el poder de transformación que tenía la tecnología, ahí decidí que eso era lo mío.

¿Qué tipos de proyectos desarrollan en Globant hoy?

Trabajamos en proyectos de inteligencia artificial, inteligencia conversacional a través de bots, interoperabilidad, data analysis, pharma e investigación clínica.

¿Qué es lo que más te motiva de tu trabajo actual?
Globant tiene una política super interesante que llamamos “cross polarization”, que consiste en cruzar equipos multidisciplinarios en proyectos y después compartir el know how desarrollado en distintas industrias. Es muy motivante participar de este tipo de iniciativas.

¿Ves que las organizaciones argentinas estén muy lejos de las americanas o europeas en desarrollo de medicina digital?
Creo que estamos al mismo nivel tecnológico. Donde veo un diferente nivel es en la madurez organizacional, y en el nivel de gobernanza de los proyectos.
Camila Murga, médica, 34 años, esposa, madre e impulsora de innovación en medicina digital, trabajando desde la Argentina para todo el mundo. Un joven talento para seguir muy de cerca. 

.La capacidad de procesar mucha información y asistir a un profesional médico en su proceso decisorio para descubrir anomalías y patrones en la información, diagnosticar o indicar terapias a seguir frente a una patología. La tecnología y network Navify de Roche Diagnostics es un buen ejemplo de ello; una impresionante red de información clínica agregada sobe casos oncológicos, y una network de especialistas brindando servicios de “tumor board” de interconsulta sobre casos alrededor del mundo.
.Los servicios médicos automatizados (o robotizados) como el de Alexa, de Amazon, y robots parecidos, una gran promesa para democratizar y masificar el acceso a la salud y el seguimiento de patologías de manera automatizada.

Por supuesto existe un consenso de que la inteligencia artificial está aún en su infancia, en pleno proceso de prueba y error, sumando por igual promotores y detractores. “El diablo está en los detalles”, ironizaba un experimentado CTO respecto de los proyectos que había llevado adelante. Todavía, sin embargo, se escuchan más “podemos hacer “que “hemos hecho”. De hecho, se estima que entre el 60% y el 70% de los nuevos modelos de data creados para proyectos de AI nunca llegan a la fase de producción e implementación.
Una de las grandes barreras de la IA es la cultural: los médicos están acostumbrados a basarse exclusivamente en evidencia formal publicada, resistiendo muchas veces los resultados preliminares que arroja la “real world evidence” (RWE), es decir los hallazgos que arroja el análisis de la información que generan médicos y pacientes en el proceso de atención diario a través de herramientas tecnológicas. La RWE viene haciendo su lento y sólido avance en la comunidad de investigadores, pero el ala más rigurosa del sector salud siempre impondrá sus tiempos para innovar en sus métodos.
Para los que tengan proyectos de AI en sus planes de trabajo, tal vez sea buena idea leer con atención el reciente artículo publicado en el New England Journal of Medicine por Suchi Saria, PhD, en marzo de 2022, titulado “Not All AI Is Created Equal: Strategies for Safe and Effective Adoption”, una verdadera guía para desarrollar estrategias para una adopción segura y eficaz de proyectos de AI.
El artículo propone “Las mejores prácticas emergentes para la adopción y el uso exitoso de la inteligencia artificial, y un ingrediente clave que falta: una evaluación rigurosa”, y ofrece las cinco claves para el uso de la inteligencia artificial en la prestación de cuidados y describe los cinco errores comunes que se cometen al evaluar las herramientas de IA.

5) Patient centered experiences

Se impuso en los últimos años la sana tendencia de poner al paciente, el verdadero “cliente y pagador”, en el centro del diseño del proceso de atención sanitaria. Lentamente las organizaciones entendieron que, si buscan efectividad en sus tratamientos y adherencia en los pacientes, deben diseñar sus procesos definiendo claramente lo que el sector llama el “patient journey”, el camino que recorre un paciente para acceder a servicios y productos de salud.
Este cambio genera al menos dos impactos sustanciales en la forma de ver y tratar a los pacientes:

i) Entender que los pacientes hoy se han empoderado y ya no aceptan el modelo paternalista donde sólo recibían información e indicaciones médicas, tomando un rol mucho más proactivo, interactuando con sus equipos médicos para tomar decisiones diarias que impactan en su salud.
ii) Entender que los pacientes se atienden en múltiples lugares y con múltiples especialistas.

Es por eso que a los equipos de diseño de procesos y productos se han sumado especialistas en UX (user experience), profesionales entrenados para comprender la naturaleza de los usuarios y lograr despejar sus necesidades y experiencias en los servicios ofrecidos.
El paciente deja así de ser una entidad más de los sistemas, una entidad meramente receptora de información, para convertirse en el verdadero protagonista del proceso clínico, y principal factor de adherencia y efectividad de los tratamientos.

6) Formación de la fuerza de trabajo

Está claro que la generación de los profesionales médicos de +40 no han sido educados en el uso de tecnología en la atención clínica, y deben aggionarse para lograr hacer un catch up con las herramientas disponibles en el nuevo mundo hiperconectado que nos toca vivir.
En tal sentido, la formación continua de profesionales en aspectos tecnológicos rankea muy alto en la agenda de todas las instituciones profesionales y académicas del sector.
El médico del siglo XXI no puede ser ajeno a la nueva realidad que representa el paciente digital, las redes sociales, la telemedicina, la historia clínica informatizada, el uso de apps móviles, wearables e inteligencia artificial en proyectos de todo tipo. Estas herramientas van transformando lenta pero profundamente la forma de trabajo de los médicos y su rol en el proceso sanitario.
El congreso ofreció múltiples seminarios y propuestas relacionadas con la temática de “workforce development”, tanto desde las iniciativas HIMSS, como de las múltiples universidades e instituciones educativas que estuvieron presentes en el showroom, puntualizando la necesidad general de reeducar a la generación actual de profesionales, pero sobre todo la necesidad de estar listos para atender a las nuevas generaciones de pacientes.
Recientemente la consultora Accenture presentó su reporte “The future of workforce”, donde queda de manifiesto cómo cambiará la naturaleza de los trabajos con el uso de nuevas tecnologías, cambiando el mix entre el uso de horas hombre y los procesos de automatización ejecutados por recursos tecnológicos, para los distintos tipos de procesos.
El advenimiento de la inteligencia artificial reaviva siempre el fantasma de que la tecnología reemplazará al médico. Como decía el polémico inversor los algoritmos reemplazarán a muchas de las actividades que hoy realizan los médicos, pero no a ellos. Parafraseando al cardiólogo Eric Topol, los médicos no serán reemplazados por tecnología, sino por otros médicos que usen tecnología. La tecnología no deja de ser una herramienta, un asistente de los profesionales médicos.
El sector avanza hoy con una profunda contradicción: la tecnología es culturalmente resistida a priori por los profesionales médicos en muchos procesos clínicos, y es adoptada a pasos acelerados en otros. Pero el consenso es que ha llegado al sector para quedarse, y que la fuerza de trabajo debe educarse en su rápido conocimiento y adopción.

Conclusiones

El sector salud se encuentra atravesando una sana y acelerada transformación, ubicando a las nuevas tecnologías en un lugar protagónico. La demanda de nuevos servicios digitalizados por parte de los pacientes es consistente y urgente, y la oferta de los prestadores hace su mejor esfuerzo por satisfacerla, y adoptarla para lograr beneficios propios de eficiencia y efectividad.
Da la sensación de estar frente a un gigantesco lego donde están todas las piezas disponibles; el desafío es identificar las piezas necesarias para cada sistema, armar el modelo de cara al paciente e integrarlas. Ni más, ni menos.
Frente a tantas oportunidades, expectativas y posibilidades tecnológicas, quizás sea una buena idea volver a los conceptos básicos de innovación que recomendaba Walt Disney, según contó en su keynote Ben Sherwood, ex Co-Chair de Disney Media Networks y presidente de Disney-ABC Television Group.
El ex ejecutivo de Disney Media rescató dos consejos de Walt, a los que sumó un tercero personal:

1) Creé en tu magia y no permitas que nada te detenga.
2) Deja de hablar y empieza a hacer cosas.
3) Dedícate a conectar verdaderamente con los pacientes.

Tal vez sea un buen momento para volver a las bases: definir objetivos claros, planear los caminos que queremos recorrer y sus tiempos, y elegir las herramientas tecnológicas que nos puedan ayudar a lograrlos.


 

 
SUMARIO 
 
 

Copyright 2000-2022 - Todos los derechos reservados, Revista Médicos