:: REVISTA MEDICOS | Medicina Global | La Revista de Salud y Calidad de Vida
 
Sumario
Institucional
Números Anteriores
Congresos
Opinión
Suscríbase a la Revista
Contáctenos

 

 

 

 

 

 

Federación Farmacéutica

 

 
 

 
 

:: Infórmese con REVISTA MEDICOS - Suscríbase llamando a los teléfonos (5411) 4362-2024 /  (5411) 4300-6119 ::
   
 Opinion

    

Telemedicina internacional en América Latina:
¿una oportunidad para los médicos argentinos?

Por Santiago Troncar - @stroncar (*)


Según un estudio reciente de la investigadora de mercado Global Market Inside, el mercado global de la telemedicina ya superó los U$S 224.000 millones. Otra consultora, la Fortune Business Insights pronostica que este mercado alcanzará los U$S 396.760 millones con una tasa compuesta anual de 25,8% durante el período de pronóstico de 2021 a 2027, según un reciente artículo de Cintia Perazo en América Economía.

Con la irrupción de la telemedicina desde 2020, práctica ya habitual entre médicos, pacientes y sistemas sanitarios de todo el mundo, surge una pregunta interesante para hacernos, y hacerle a la comunidad médica… ¿Es la telemedicina internacional una oportunidad
para los profesionales médicos argentinos? Factores como la alta penetración de internet en nuestro país, el reconocido nivel académico y clínico de nuestros profesionales, y la cantidad de profesionales médicos existentes deberían convertirse en factores clave para capitalizar esta demanda creciente en el mundo de la salud.

En 2021 el Banco Interamericano de Desarrollo publicó un interesante y profundo trabajo
llamado “Estudio sobre telemedicina internacional en América Latina: motivaciones, usos, resultados, estrategias y políticas”. El objetivo principal del trabajo encargado por el BID a un
grupo de expertos consistía en “Estudiar los factores de adopción y desarrollo de la telemedicina a nivel nacional e internacional entre diferentes servicios de salud en América Latina y permitir reorientar la atención asistencial hacia un sistema integral centrado en el paciente y basado en la interoperabilidad”. La hipótesis general consistía en entender “cómo se está desarrollando la telemedicina internacional en América Latina permitirá conocer
los factores determinantes, así como las barreras y los facilitadores a la hora de implementar estos programas y establecer nuevas hojas de ruta que potencien los factores de éxito y mitiguen las limitaciones en base a la evidencia recogida”. El análisis está basado en tres componentes: (i) un análisis bibliográfico sobre la telemedicina internacional
con foco en sus barreras y facilitadores y en la descripción de experiencias internacionales; (ii) una encuesta en línea a 1.443 de profesionales de la salud de 19 países de América Latina y el Caribe, de los cuales casi un 37% fueron argentinos, y (iii) una serie de entrevistas a 29 expertos en telemedicina.

La encuesta online fue realizada sobre 1.443 participantes, 53,8% mujeres y 46,2% hombres, con media de edad de 44,4 años (SE=0,359), un 71,4% de los profesionales de la muestra realiza funciones de actividad médica, siendo un 36,9% del total de participantes
provenientes de la Argentina.

  • Si bien un 46% de ellos utiliza sistemas de telemedicina nacional, únicamente un 17,4% de los entrevistados ha utilizado o utiliza un sistema de telemedicina internacional. Sin embargo, entre los no usuarios cabe señalar que un 20,6% señala su intención de uso o preparación para la utilización de la telemedicina internacional.

  • Un 43,0% de los profesionales que usan la telemedicina nacional desde antes de 2019, es decir los early adoptarse que lo hicieron antes de la aparición de la pandemia, ya son usuarios de sistemas de telemedicina internacional.

¿Cuáles son entonces los facilitadores de la telemedicina internacional que deberían aprovechar y desarrollar nuestros profesionales y las organizaciones para las que trabajan?

a) Tecnológicos: parte de la tecnología requerida está disponible a bajo costo y puede proporcionar comunicación directa, uso de tecnología sencilla pero robusta y de tecnología asíncrona. b) Humanos: aumento de la información de los pacientes a través de internet, que
incrementa su implicación en salud y la aceptación creciente de recibir asistencia relacionada en salud de forma transfronteriza. c) Regulatorios: flexibilización de las regulaciones. d) Profesionales: valoración positiva por parte de los profesionales, oportunidad de obtener créditos de educación continua por realizar la labor. La formación permite poner
a disposición de los profesionales pautas actualizadas. Aliciente de la comunicación en tiempo real. Los módulos de aprendizaje e-learning superan las barreras geográficas, de limitación de tiempo y hacen accesible el material. e) Organizacionales: condiciones para la apertura a la innovación y la creatividad, con equipos motivados con compromiso de liderazgo. f) Sociales: campañas explicativas sobre teleconsultas para superar las barreras de no alfabetización tecnológica. g) Pacientes: valoración positiva de los pacientes. h) Financiación: bajo costo de las tecnologías utilizadas.

En función de esto, dicho Estudio hace las siguientes recomendaciones de política para fomentar la telemedicina internacional en América Latina y el Caribe:

1. Impulsar mecanismos que promuevan el consenso entre países para el uso de la telemedicina internacional, como la creación de una agencia de telemedicina supranacional.
2. Promover políticas públicas de telemedicina nacional sólidas y sostenibles en el tiempo, incorporadas en una estrategia nacional de salud.
3. Fortalecer las agencias gubernamentales responsables de la transformación digital de la salud, incluyendo el tema de la telemedicina.
4. Establecer un marco claro para un sistema de pago a los profesionales por la prestación de los servicios de telemedicina.
5. Fomentar la reglamentación, regulación y protocolización de los servicios de telemedicina cuando el médico y el paciente se encuentran en diferentes países.
6. Facilitar la regularización de las licencias profesionales internacionales.
7. Promover medidas de seguridad en la gestión, recopilación, almacenamiento y transferencia electrónica de información de pacientes internacionales
8. Impulsar la interoperabilidad de los sistemas tecnológicos de información en salud entre los países de la región.
9. Fomentar la incorporación de las universidades y redes académicas para hacer frente a la falta de conocimiento que permita aumentar la confianza en la telemedicina entre pacientes y los profesionales de la salud.
10. Facilitar la capacitación profesional para el uso de herramientas de salud digital.

La tecnología nos pone una vez más frente a una oportunidad de insertarnos en mercados globales y brindarle servicios de excelencia a distintos países, sin abandonar nuestro país. Oportunidad que algunos profesionales y especialistas ya han comenzado a capitalizar.
La pregunta tal vez sea… ¿Estamos trabajando para explotar masivamente este nuevo diferencial que tenemos como país?.


SUMARIO 
 
 

Copyright 2000-2022 - Todos los derechos reservados, Revista Médicos