:: REVISTA MEDICOS | Medicina Global | La Revista de Salud y Calidad de Vida
 
Sumario
Institucional
Números Anteriores
Congresos
Opinión
Suscríbase a la Revista
Contáctenos

 

 

 

 

 

 

Federación Farmacéutica

 

 
 

 
 

:: Infórmese con REVISTA MEDICOS - Suscríbase llamando a los teléfonos (5411) 4362-2024 /  (5411) 4300-6119 ::
   
 Columna

    
“La AMM es una marca que quedará registrada para siempre”
Por el Dr. Jorge Gilardi,
Presidente
de la Asociación de Médicos Municipales


Muchos se sorprendieron cuando decidimos dar un paso al costado y acompañar a los candidatos de nuestra lista en las recientes elecciones. La respuesta que parece sencilla encierra mucho tiempo de reflexión para llegar a la conclusión que lo mejor era dejar el lugar a la nueva camada de dirigentes; nuestro tiempo ya pasó y es la hora de los que vienen de abajo tomen la posta y sigan haciendo crecer a la Institución. Las elecciones quedaron atrás y hay que felicitar a la lista ganadora, queremos agradecerles además a los colegas que apoyaron la lista oficial, a ellos le decimos que seguiremos trabajando esta vez desde la vereda de enfrente, apostando al diálogo como siempre lo hemos hecho, más allá de los disensos, dejando atrás las diferencias, sin chicanas ni agravios porque no es, ni ha sido nuestro estilo durante todos estos años.
Hicimos una Institución ordenada, moderna y reconocida no sólo en nuestro país, sino más allá de las fronteras. Estamos orgullosos de nuestro trabajo y de haber hecho de la Asociación de Médicos Municipales una verdadera marca, que está registrada y reconocida; a través de ella se creó la CYMAT Salud, iniciativa a partir de la cual cada uno de nuestros colegas pudo recibir orientación, contención y atención absolutamente confidencial ante un caso de accidente de trabajo o enfermedad profesional. Alguna vez nos tildaron de los “locos” por realizar, una medida de fuerza para defender los derechos de los colegas, luego la sociedad conoció las caras de “los trabajadores de guardapolvos blanco” y también todos los problemas que sufríamos a diario.
“Cuidar al que cuida”, fue una frase que se acuñó y va a quedar para siempre, más allá de quienes estén al frente de la AMM, porque es una frase que nos abarca a todos, fue en ese momento cuando la sociedad y las autoridades tomaron conciencia que “esos locos de guardapolvos blanco”, eran ni más ni menos que trabajadores de la salud que sufrían deliberados hechos de inseguridad.
Hoy, que todo parece más lejano, hemos logrado tener más protección en los hospitales, hemos generado un sistema de atención para que los colegas y sus familias puedan sentirse acompañados y asesorados en esos momentos que nadie quiere atravesar. Ese modelo de trabajo hoy ya es imitado en varias provincias de nuestro país, países vecinos y cuenta con un equipo de colaboradores que brindan asistencia médica y jurídica en los momentos que sean requeridos.
Salimos a defender nuestros derechos y lo hicimos donde debíamos, en la puerta de nuestro trabajo, frente al ministerio de Salud o en la misma Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, la gente nos acompañó con nuestros reclamos, salario y condiciones laborales fueron nuestros estandartes.
Tuvimos que atravesar la pandemia que nos golpeó a todos y todas, un virus nuevo, letal y que puso al sistema al borde del colapso. Allí estuvimos poniendo el pecho durante estos años, a veces en desventaja porque los elementos de trabajo no alcanzaban mientras nuestros colegas se enfermaban y otros morían. La AMM puso manos a la obra para brindar asistencia en elementos de seguridad y creando herramientas para acompañar a los médicos y sus familiares en los momentos más difíciles. Es otro legado que queda de cara a los tiempos que se vienen.
Del mismo modo planeamos abiertamente la necesidad de pensar en el hospital del futuro, en la creación de equipos de trabajo y coordinar las tareas para evitar el estrés que sufren nuestros colegas. Dimos el primer paso, ahora hay que continuar en esta línea, esperemos que se haga, porque la memoria es frágil y quienes ayudamos a salvar vidas recibimos un destrato por parte de las autoridades. Lo denunciamos abiertamente en su momento, esperamos que no se repita.
Entidad ordenada y un Instituto de Capacitación que es modelo en nuestro país y uno de los mejores del continente, con múltiples lazos con instituciones médicas y académicas de todo el mundo. En este avance de la tecnología, nosotros hemos incorporado elementos de altísima calidad, como, por ejemplo, los simuladores de última generación y aulas virtuales que nos coloca entre lo más destacados del continente. Es un orgullo para quienes lo vimos nacer y desarrollarse, es otra de las huellas que dejamos. También estamos muy orgullosos de nuestro Polideportivo. Un espacio que nos pertenece, donde podemos estar con nuestras familias y realizar todo tipo de actividades. Cuando miramos atrás recordamos cuánto costó: ¡pero vaya si valió la pena!
Nuestros adultos mayores tuvieron sueños y nosotros hemos hecho mucho hincapié en ellos, en devolverles parte de los que nos legaron con hechos tangibles que no se quedaron en promesas, como la Casa del Médico Jubilado: un espacio pensado y diseñado para la estimulación física y mental de nuestros maestros con el objetivo de mejorar su calidad de vida, favoreciendo sus habilidades intelectuales y culturales y, sobre todo, en un ambiente cálido y rodeados de amigos colegas. Fuimos los primeros que advertimos que había que mejorar las condiciones de trabajo y hemos logrado que varios hospitales hayan avanzado con este tema; también hemos logrado que ingresen más trabajadores, que se mejoren las condiciones de nuestros residentes que serán los que sostengan el sistema en el mañana.
Trabajamos por un salario digno, protestamos y paramos. No es fácil cuando los recortes alcanzan a un sector clave de la sociedad como el de la salud y el sector privado absorbe mano de obra calificada como la nuestra. Los médicos no estamos ajenos a los problemas de país y como otros, también tenemos que aumentar la carga horaria para que nuestro sueldo alcance.
Hace unos meses dimos el alerta ante la escalada inflacionaria que se devora los ingresos de todos los argentinos y argentinas, pidiendo de manera urgente que se abra una mesa de diálogo -que no sea para la foto- con todos los sectores para unificar nuestro salario: ¿cuánto debe ganar un médico en la Argentina?, que sea uniforme para terminar de una vez con los falsos dilemas. La salud, la educación y la seguridad deben tener un reconocimiento salarial acorde a la importancia de sus tareas. Es un debate serio que deben darse, nosotros pusimos el tema arriba de la mesa porque es una manera de poder establecer nuestro salario y evitar las correcciones que se tienen que hacer porque los acuerdos quedan atrás de la inflación.
Finalmente quiero recordar a todos los que nos acompañaron en estos años y el recuerdo a los hombres y mujeres que ya no están físicamente entre nosotros. Podemos retirarnos con la frente alta, siempre tuvimos la puerta abierta para todos y todas y eso nos permite caminar por todos los hospitales mirando a nuestros colegas a los ojos, sin escondernos porque nunca lo hicimos, por el contrario, tuvimos una actitud de diálogo y consenso. Faltaron cosas por resolver y en esta dinámica de reacomodamientos hoy otros colegas tendrán el control de la Institución. De mi parte les deseo mucha suerte y agradezco haber formado parte de la historia de la AMM y dejar grabada su marca para siempre.

 

 
SUMARIO 
 
 

Copyright 2000-2022 - Todos los derechos reservados, Revista Médicos