:: REVISTA MEDICOS | Medicina Global | La Revista de Salud y Calidad de Vida
 
Sumario
Institucional
Números Anteriores
Congresos
Opinión
Suscríbase a la Revista
Contáctenos

 

 

 

 

 

 

Federación Farmacéutica

 

 
 

 
 

:: Infórmese con REVISTA MEDICOS - Suscríbase llamando a los teléfonos (5411) 4362-2024 /  (5411) 4300-6119 ::
   
 Opinion

    
LA QUINTA OLA
Una reflexión sobre la “Guerra de las Vacunas” contra el Covid-19
Por el Dr. Antonio Ángel Camerano (*)


La Quinta Ola es una novela juvenil de ciencia ficción estadounidense. La historia sigue a un adolescente, mientras trata de sobrevivir en un mundo devastado por oleadas de invasiones alienígenas que han diezmado la población de la Tierra. En esta se observan que los conflictos son interhumanos y no contra los alienígenas. Esto puede tomarse en forma homóloga a la invasión del Covid-19.
La Guerra humana -según la visión de este columnista- es geopolítica, es farmacéutica, es por las patentes ante una agresión hegemónica y necesidad de justicia. Pensando humildemente que se recupera con persuasión, confianza, la aplicación de consensos en políticas públicas, vacunación voluntaria y no agresión. Pero como si fuera poco aún en pandemia vino la agresión internacional. Sin entrar en el análisis del conflicto armado que me excede.
La voluble geopolítica del medicamento y la crisis sanitaria han destapado la alta dependencia de Occidente de los países emergentes. La industria farmacéutica, una de las más poderosas del mundo, afronta dos debilidades imprevistas. Si la urgencia del coronavirus debilita su sistema de patentes, el sector podría tener que reinventar su modelo de negocio.
La industria necesita desarrollar un sistema comercial que equilibre la escasez y la accesibilidad. Y aceptar que China es el mayor productor de principios activos farmacéuticos (APIs) de algunos de los medicamentos más populares del mundo, como el paracetamol, el ibuprofeno o la amoxicilina.
Los es desde hace una década. Hasta mitad de los años 90, Estados Unidos, Japón y Europa eran responsables del 90%. Hoy China y la India producen el 80% de los principios activos importados por Estados Unidos. No es una broma. No en un país donde un general y presidente, Dwight Eisenhower, escribió: “No resulta difícil demostrar que las batallas, las campañas e incluso las guerras se han ganado o perdido debido a la logística”. El Diario italiano, Il Manfesto, en su página 12, publicó un artículo de Mauro Capocci cuyo título es esclarecedor: Geopolítica Médica y, sin embargo, considero debió intitularse Geopolítica de la Industria Químico-farmacéutica.
En su párrafo segundo expresa, sin más: “Los productos farmacéuticos no son nuevos en ciertos eventos geopolíticos: los medicamentos son más que sólo productos básicos, y cuanto más importantes son, mayor es el riesgo de que se utilicen para otros fines distintos a la salud de los ciudadanos. Un ejemplo de ello es la penicilina: una droga milagrosa, con razón aclamada como una revolución terapéutica, celebrada con un Premio Nobel otorgado en 1945 a Alexander Fleming, Howard Florey y Ernst Boris Chain, y como un símbolo de la ciencia al servicio de la humanidad”.
Pero… párrafos más adelante Mauro Capocci escribe: “Pero... para toda la humanidad? No de inmediato. Mientras que la creación de Sir Fleming fue exaltada en todo el mundo, no en todas partes se podía acceder al preciado producto del moho. Y no por escasez, sino por el control activo ejercido por Estados Unidos y Gran Bretaña sobre la exportación del primer antibiótico y las tecnologías para producirlo, para que no llegaran a los países comunistas de Europa y Asia hasta mediados de la década de 1950”.
Quedaba claro que, según expresa Mauro Capocci, cuando el “idilio” de posguerra y la alianza entre Occidente y los soviéticos terminaron en 1947, la penicilina y las tecnologías relacionadas se consideraban estratégicas, así como las armas. En consecuencia, los Estados Unidos y el Reino Unido, prohibieron la exportación de penicilina a los países del bloque comunista y China también fue incluida. Téngase en cuenta que por esa misma época la recién creada Organización Mundial de la Salud (OMS), proclamaba: “que las naciones cooperaran para difundir dispositivos y medicamentos esenciales para la salud, incluida la penicilina”.
Por otro lado, como se halla documentado, “con el inicio de la Guerra de Corea en junio de 1950, la represión estadounidense de la penicilina se fortaleció aún más: las licencias de exportación también fueron suspendidas a los países occidentales aliados, tanto que en el invierno de 1951 Italia sufrió una escasez de antibióticos. La escasez de la droga dejó en claro cómo la penicilina estaba sujeta a mecanismos de propaganda internacional y sus conveniencias políticas”.
No será necesario abundar sobre este asunto para comprender lo que significa la presencia de la gran Industria químico-farmacéutica dentro de la geoestrategia económica, política y militar.
Voy, para cerrar este segundo punto, a referir una idea que Mauro Capocci refiere en los argumentos estadounidenses: “el equipo necesario para producir medicamentos, según el ejército estadounidense, también podría ser utilizado para producir armas biológicas”.
Hay que considerar que los intereses económicos de las industrias farmacéuticas y de las diferentes naciones del orbe, así como los intereses geopolíticos de las naciones más ricas y poderosas liberarán este producto y lo pondrán a disposición de la población de todo el orbe, de modo tal que sea posible, por vez primera, asegurar la producción y distribución universal y gratuita de la vacuna requiere una buena dosis de ingenuidad.
Hoy queda claro que el problema trasciende a cada una de las naciones, como entidades, y demanda una unidad de acción geoestratégica para avanzar en esta dirección.
De otro modo seguiremos la ruta de un modelo aberrante, excluyente, depredador y éticamente inadmisible.

Bibliografía:
1.- DOI: 10.1016/j.anpedi.2012.11.022
Thalidomide: an unfinished history - E. Papaseit, O. García-Algar, M. Farré.
2.- Dr. José Manuel López Tricas - Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria - Farmacia Las Fuentes -Florentino Ballesteros, 11-13 50002 Zaragoza.
3.- https://elordenmundial
El Orden Mundial es el principal medio de análisis internacional divulgativo en español. Año 2022.


 

(*)  Médico y Doctor de la UBA

SUMARIO 
 
 

Copyright 2000-2022 - Todos los derechos reservados, Revista Médicos